A la espera de las estadísticas oficiales de 2021, solo en este mes de marzo las autoridades reportaron la captura de otros 14 ciudadanos que trataban de ingresar de manera irregular a la isla

No hay “burbuja económica” que retenga a los habitantes de los pueblos costeros del occidente de Venezuela más cercanos a las islas de Aruba, Bonaire y Curazao.

Huir de la crisis venezolana sigue siendo una idea que da vueltas en sus cabezas, a pesar de los riesgos que involucra emigrar en un viaje clandestino cuyo costo puede llegar hasta los 500 dólares, y enrumbarse en altamar hacia el Caribe Neerlandés.

Advertisement

En el caso del estado occidental de Falcón, son comunes los viaje desde el Cabo San Román, Adícora, Villa Marina y Punta Gorda en embarcaciones de dos motores. “La cosa se acomodó en Aruba, ahora llegan los cruceros y volvió el trabajo en algunas construcciones”, expresó un pescador en el Cabo San Román, desde donde se ven las luces de Aruba.

Llegar hasta los puntos geográficos de los zarpes clandestinos desde la ciudad de Coro, capital de Falcón, toma poco más de una hora en vehículo particular.  El recorrido atraviesa los pueblos de Mata Gorda, Puerto Escondido, Piedras Negras, Tiraya, Pueblo Nuevo y Las Cumaraguas hasta los Médanos de Cabo San Roman.

En estas zonas es baja la presencia de organismos de seguridad y llama la atención la cantidad de edificios abandonados a la orilla del mar, algunos convertidos en guaridas para las mafias, según testimonios recabados.

Todo el tiempo salen de aquí para Aruba, es fácil porque queda cerca, aunque ahorita es más difícil quedarse allá porque nos están agarrando y nos deportan, pero hay trabajo”, comenta un joven de 20 años, residente de Los Taques.

La mayoría de los migrantes son hombres que se lanzan al mar con el objetivo de conseguir trabajo en grandes construcciones de hoteles y conjuntos residenciales.

Mi hermano está en la isla desde febrero y hace hasta 1.000 dólares como obrero”, comentó el pescador quien no autorizó dar a conocer su identidad.

Interceptados

En el mes de marzo, dos embarcaciones fueron capturadas por las autoridades luego de ser detectadas por el radar de seguridad.

Según el reporte oficial, una lancha bautizada como Moralito fue capturada el 2 de marzo con 11 venezolanos a bordo: diez hombres y una mujer. La información  indica que los miembros de la tripulación fueron trasladados al centro de detención para indocumentados Guarda Nos Costa, y el capitán junto con su ayudante permanecen detenidos en la sede de la policía.

El ente policial aseguro que el capitán y su ayudante enfrentarán cargos penales por trata de personas.

Naves arubeñas

El hecho más reciente ocurrió este 11 de marzo protagonizado por dos arubeños a cargo de la embarcación Materialista. El navío ‘Metal Shark’ de la Guardia Costera del Caribe los detectó a pocas millas de la orilla, mientras realizaba un control rutinario.

Según la cuenta Facebook de la Guardia Costera del Caribe, descubrieron a tres personas escondidas en la cabina. Dos de ellos con trámites de documentación en proceso ante el Departamento de Integración, Manejo y Admisión de Extranjeros (DIMAS), ambos de nacionalidad venezolana.

No es la primera vez que la embarcación se encuentra involucrada en estos hechos. En julio de 2020, en plena pandemia, la Guardia Costera del Caribe interceptó el navío trasladando a una persona indocumentada.

Según fuentes policiales, venían en la travesía desde Paraguaná (Villa Marina-Los Taques) e hicieron trasbordo en alta mar hacia la lancha arubeña que les garantizaba el desembarco, reseñaron medios locales.

Este tipo de viaje tiene un costo de hasta 1.500 dólares.

El bote Materialista fue decomisado por las autoridades debido a la reincidencia.

Antecedentes

Las autoridades de la isla reportaron varias incidencias con migrantes venezolanos. Previo a los hechos del mes de marzo, la Guardia Costera ya había interceptado tres embarcaciones que zarparon desde Venezuela:

-11 de enero de 2022: fueron detenidos diez venezolanos que intentaban ingresar a la isla en una lancha rápida.

-19 de febrero de 2022: funcionarios de la Guardia Costera interceptaron a una embarcación con otros nueve migrantes: tres hombres, tres mujeres y tres niños. Las autoridades afirmaron que en ese bote hallaron un arma de fuego.

-El 20 de febrero de 2022: fue localizada otra embarcación. Sin embargo, sus tripulantes no fueron ubicados.

Cifras oficiales

La Oficina de la Guardia Costera para el Caribe (Kustwacht Caribisch Gebied) registró entre 2018 y 2020 un total de 227 venezolanos indocumentados en altamar con dirección hacia la isla de Aruba.

Durante el año 2018, 44 personas fueron interceptadas y trasladadas a los centros de detención. En el año 2019, hubo un incremento de venezolanos detenidos durante la travesía. Un total de 102 personas, a pesar del anuncio del cierre de fronteras marítimas y áreas con Venezuela.

Sin embargo, las cifras bajaron durante el año 2020, y las autoridades reportan la detención de 81 venezolanos.

Se espera que los detenidos durante el año 2021 sean anunciados a finales del mes de mayo del 2022, según la oficina de comunicación de la Guardia Costera del Caribe del Reino de Países Bajos.

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *