La compañía Parman International bv, dueña de la entidad financiera, denuncia que la operación es “ilegítima”, pero la justicia avala la actuación del CBCS

Aunque la compañía norteamericana Parman International bv (PIBV), propiedad de Hushang Ansary, protesta y amenaza, la Ley de Seguros de Supervisión de Ordenanzas Nacionales (LTV) señala que el Banco Central de Curazao y Sint Maarten (CBCS) está autorizado por el tribunal para vender activos de su Grupo ENNIA, incluido el Banco di Caribe (BdC).

Para adelantar esta operación, el CBCS no requiere permiso o consulta con Parman.

Advertisement

PIBV, cuyo principal accionista es Ansary, afirma en un comunicado que la venta del banco es “ilegítima” y requiere su consentimiento. Sin embargo, el juez ya se pronunció al respecto en mayo de 2021.

En esta sentencia, el tribunal se remite a la referida ley: “Al dictar la norma de emergencia, el tribunal faculta al Banco Central tanto para liquidar total o parcialmente la cartera de la aseguradora, como para enajenar la totalidad o parte de sus derechos y obligaciones”. Y mientras no exista evidencia de activos negativos, esta autorización también se refiere a la venta de los activos.

“Se desprende de esta sentencia que la autorización a CBCS se extiende también a la liquidación de los bienes”, dijo el juez hace diez meses. Y así se agregó en aras de la claridad: “La afirmación de Parman de que la venta de los activos del Grupo ENNIA sería ilegal porque viola su deber legal es, por lo tanto, incorrecta”.

El Banco Central negó que Ansary sufriera un daño como consecuencia de la venta del Banco di Caribe, argumentando que gracias a esta operación también se vuelve a ingresar dinero, de modo que no se pierde valor.

Caso importante

En junio del año pasado fue revelado en este importante juicio que el Banco Central estaba en proceso de vender el rentable BdC, subsidiario del grupo asegurador ENNIA con sede en Houston.

Ansary, de 94 años, exdiplomático de alto rango y originario de Irán, se hizo cargo de ENNIA de manos de Delta Lloyd en 2006, bajo la promesa de que invertiría dinero en ella, lo que según CBCS no ha sucedido. Durante ese período, primero BdC (2005) y luego Ennia fueron tomados por Parman International.

A principios de julio de 2018, CBCS retiró la licencia de las aseguradoras ENNIA (Life, Care and Damage) y poco después la sentencia de emergencia fue dictada por el tribunal (y posteriormente reconocida por el tribunal estadounidense).

Según el Banco Central en Willemstad, ENNIA tenía un grave déficit de solvencia que empeoró con el paso del tiempo. No se siguieron las instrucciones del CBCS y más tarde de los “fideicomisarios silenciosos”, se retiraron activos de ENNIA a gran escala y, al final, incluso se intentó transferir 100 millones de dólares fuera de ENNIA.

En un veredicto de finales de noviembre de 2021, Ansary y otros exdirectores fueron condenados a pagar más de mil millones de florines en daños. Mientras tanto, el Banco Central ha estado trabajando para que el Grupo ENNIA vuelva a ser solvente a través de la reestructuración.

Por ejemplo, se determinó el valor de la propiedad Mullet Bay en Sint Maarten, uno de los activos más importantes de ENNIA, y recientemente se firmó un acuerdo con United Group Holding para la venta de la subsidiaria BdC.

Ansary protestó por medio de un comunicado de prensa. Todo sucedía sin su permiso. El Banco Central respondió que había convocado a una junta de accionistas el 25 de mayo de 2021, en el contexto de la venta prevista de las acciones de BdC. Allí entregó una explicación por escrito de la agenda a Parman como accionista de ENNIA Holding caribeño.

“Parman no apareció por lo que no se pudo tomar ninguna decisión. La ley establece que el CBCS, como autoridad competente en virtud de las normas de emergencia, puede proporcionar por sí mismo la toma de decisiones necesarias. El CBCS ha hecho uso de esto para la venta de las acciones de BdC”.

Procedimientos sumarios

Se hizo referencia -ya entonces- al resultado de un sumario en el que PIBV solicitó que se prohibiera al CBCS vender activos del grupo ENNIA (como BdC). En la sentencia, el juez rechazó esa pretensión y dispuso -como se indicó anteriormente- que la autorización al CBCS bajo el régimen de emergencia se extiende también a la enajenación de activos.

Según el Banco Central, se han realizado varios intentos para encontrar una solución a los grandes déficits de ENNIA en consulta con Ansary. Entonces y hasta el día de hoy, Ansary “no ha reconocido el problema y su magnitud”. Los comunicados de prensa que él y PIBV disparan a la comunidad de Curazao son siempre una nueva ilustración de esto.

“El señor Ansary no ha demostrado que tenga en cuenta los intereses de los asegurados y, por lo tanto, los intereses de Curazao y Sint Maarten”, dijo el CBCS en un comentario anterior. “Como se comunicó anteriormente, el CBCS se mantiene estable en su trabajo sobre la reestructuración de ENNIA en interés de los asegurados”, fue la posición el año pasado.

Menor ganancia

El propio Banco di Caribe (BdC) no está cubierto por la regulación de emergencia, no había ninguna razón para esto, como lo comunicó anteriormente el Banco Central. BdC es un activo que hace una contribución positiva al Grupo ENNIA. La venta de BdC generará ingresos que beneficiarán la reestructuración de ENNIA.

Las cifras anuales para 2021 aún no se han publicado, pero se sabe de BdC que reportó una menor ganancia antes de impuestos de 1,6 millones de florines y después de impuestos de 1,3 millones para 2020, debido a la crisis del coronavirus.

El patrimonio neto creció hasta los 182,4 millones a 31 de diciembre de 2020. En 2020, BdC incrementó su cartera crediticia (después de deducir provisiones) de 1.045 millones a 1.065 millones. Los depósitos y ahorros de la clientela ascienden a 1.528 millones.

BdC fue fundada en 1973 por Eduardo “Eddie” de Kort y Phillip de Jongh. En 2005, Parman International bv (PIBV) se convirtió en el accionista mayoritario. El negocio bancario está activo en Curazao (oficina central) y también en Aruba, Bonaire y Sint Maarten con 250, 70, 15 y 15 empleados, respectivamente.

Cartas abiertas del CBCS

Tras el comunicado de prensa de Parman International (PIBV), al CBCS le bastará con una referencia a comunicados de prensa anteriores de su parte. El CBCS resume: El 16 de septiembre de 2021, se anunció la venta prevista de Banco di Caribe (BdC). Además de dicha nota de prensa, se hace referencia a la sentencia dictada el 29 de noviembre de 2021, favorable a la recuperación financiera del grupo ENNIA.

El comunicado de prensa del 20 de septiembre de 2021 proporciona una explicación de la naturaleza legal de la venta de BdC. El juzgado ha dictaminado en medidas preliminares de amparo que la autorización a la CBCS, bajo el reglamento de emergencia, se extiende también a la venta de activos del grupo ENNIA, como BdC. También se organizó una junta de accionistas en el contexto de la venta prevista de BdC, pero PIBV no asistió a esa junta de accionistas.

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *