La comunicadora venezolana Andreína Morillo se convirtió en noticia luego de que publicó una carta de protesta dirigida al gobernador de Aruba, Alfonso Boekhoudt, para denunciar que los ministros de Justicia y Asuntos Sociales, Rocco Tjon, y de Labor y Energía, Glenbert Croes, impulsaron una ola de ataques oficiales contra medios críticos en la isla.

El monitoreo de la prensa sobre la seguridad marítima desencadenó reacciones inesperadas que captaron la atención de Morillo.

En conversación con Crónicas del Caribe, Morillo destaca que funcionarios del gabinete de Evelyn Wever-Croes se han negado a responder preguntas sobre el estado de las embarcaciones y aeronaves que vigilan las costas, señalando que las interrogantes de la prensa local son “poco serias y con interés político”.

Advertisement

Desde el mes de marzo, el ministro Tjon decidió no conceder entrevistas a los medios 24ora y Trempan, además de bloquearles el acceso a la información pública. A esta decisión se unieron los ministros de Finanzas y Cultura, Xiomara Maduro, y de Educación, Endy Croes, así como la fracción del gobernante Movimiento Electoral del Pueblo (MEP).

Morillo recuerda que la Primera Ministra de Aruba recomendó abiertamente en el Parlamento no responder ninguna solicitud del medio de comunicación 24ora por su supuesta “falta de seriedad”. La posición de la mandataria alarmó a la venezolana, que sufrió en carne propia las restricciones impuestas a los medios de su país por el régimen chavista.

Migrante profesional 

Morillo es natural del estado Carabobo, egresada de la Universidad Arturo Michelena como licenciada en Comunicación Social, mención Relaciones Públicas y Publicidad. Vive en Oranjestad desde hace siete años, luego de que contrajo matrimonio con un arubeño.

Su esposo la motivó a ejercer el periodismo en medios locales en la isla. “Luchaste por tu profesión, yo quiero que la ejerzas y te voy a ayudar”, le indicó su marido.

En Venezuela trabajó en medios de comunicación desde los 17 años. Se desempeñó como productora, moderadora y publicista en estaciones como La Mega del circuito Unión Radio, Carabobo Stereo (cerrada por el régimen chavista) y Woao 88.1 FM.

Barreras periodísticas 

Para empezar a escribir notas de prensa en Aruba, Morillo tuvo que aprender rápidamente la lengua local, el papiamento. “Mi meta siempre fue empezar a trabajar en lo que saliera, pero mi esposo me enseñó a luchar para ejercer mi profesión en la isla”, asegura.

En la actualidad se desempeña como reportera del diario Bondia, dedicada a la fuente de informaciones generales. Aunque la isla es su nueva patria, su olfato periodístico sigue atento a los hechos en Venezuela, en especial con lo relacionado a las negociaciones para el restablecimiento de las relaciones bilaterales entre la isla y Venezuela.

Temor 

Aunque Morillo no labora en 24ora, como periodista se siente amenazada. La reacción del gobierno de Aruba le trajo a la memoria el inicio del hostigamiento y persecución contra medios de comunicación que encabezó Hugo Chávez en Venezuela.

Lo que estamos viendo aquí me recuerda a Venezuela. Así comenzó todo, en Venezuela nadie le prestó atención a la guerra que le hicieron a la prensa y cuando nos dimos cuenta, el chavismo nos quitó todo”, alerta.

Morillo le preguntó en una comparecencia ante los medios al ministro de Justicia y Asuntos Sociales, Rocco Tjon, “si consideraba democrático censurar la participación de los medios en ruedas de prensa”. Cuenta que la respuesta del ministro fue “que no están negando la información, pero que las preguntas de los medios tenían fines políticos y carecen de seriedad”.

Carta de protesta 

La respuesta del titular de Justicia y Asuntos Sociales fue la gota que derramó el vaso. Sobre todo cuando el ministro expresó que “monitorea a la prensa”. Así la venezolana se dispuso a elevar la voz a través de una carta personal dirigida al gobernador de Aruba, como miembro activo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

En el escrito denunció el incremento de la discriminación hacia periodistas, y el deterioro de la libertad de información y el ejercicio del periodismo.

“Estas son situaciones que una vez que comenzaron no se hicieron del conocimiento público y se ha ido incrementando la desinformación y la hostilidad en el trato hacia ciertos periodistas, empleando un lenguaje agresivo (…) se puede considerar que sobrepasa los límites del derecho a la información y el derecho a la prensa libre ya establecidos, que también podría considerarse una violación a la Constitución, derechos humanos y los tratados internacionales suscritos por los Países Bajos”, afirmó.

La periodista expone en la carta que Aruba presenta los primeros síntomas de un gobierno autoritario, que se caracteriza por restringir el acceso a la información, creación de matrices de opiniones falsas, manipulación de la información y violación a la Carta Magna. “Desde mi punto de vista, los ministros Rocco Tjon y Glenbert Croes incurrieron en la falta del artículo L.1 y L.12 de la Constitución de Aruba, que establece la no discriminación y libertad de expresión”, apunta. 

Glenbert Croes

Encuentro con Evelyn Wever-Croes 

La carta fue recibida por el gobernador de la isla, pero Boekhoudt le expresó que es una responsabilidad de la Primera Ministra salvaguardar la libertad de expresión y el acceso a la información.

La periodista insiste en que desde el inicio del segundo mandato de Evelyn Wever-Croes se han instaurado diversas restricciones para tener acceso a información de carácter público.

Posteriormente, la venezolana fue recibida por Wever-Croes. “Hablamos sobre diferentes temas, entre ellos, la actualización de la Ley de Telecomunicaciones que data de 1908”, observa.

En diciembre de 2021, Geoffrey Wever, ministro de Comunicación, anunció que este año actualizarán la Ley de Telecomunicaciones. La reforma incluirá un código publicitario y un código de conducta periodística.

“La libertad de expresión es libre, es elemental, pero tener libertad no te concede derecho para difamar, hacer bullying, fomentar el odio y la instigación social”, reflexiona Morillo.

Sola en la batalla

Los noticieros y programas de opinión en la isla hacen uso de la sátira para cuestionar y denunciar presuntas irregularidades que involucran al segundo mandato de Wever-Croes. Pero Morillo advierte que el abuso del tono humorístico está fomentando la xenofobia y podría desencadenar en hechos de violencia.

Aquí un medio de comunicación oficialista se ha encargado de faltarme el respeto como mujer, promover la xenofobia contra mí por ser venezolana. Los medios afines al gobierno de Wever-Croes promueven en sus noticieros y programas de opinión odio y xenofobia. Le dije a la Primera Ministra que esto se está poniendo peligroso”, explica.

Víctima de insultos, Morillo relata que en redes sociales y plataformas digitales le dicen que regrese a Venezuela a escribirle cartas a Nicolás Maduro. Admite que está sola en su lucha por la libertad de expresión por falta de conocimiento público sobre la importancia de los medios de comunicación.

“Aquí en la isla ha causado mucho revuelo mi protesta porque alcé mi voz, pero también porque soy venezolana. Nunca nadie había alzado la voz en contra de la censura porque los medios de comunicación son partidistas, la prensa debe ser honesta, no partidista. Yo tengo miedo de que la sátira en la isla pueda provocar violencia entre los ciudadanos y contra el extranjero”, manifiesta.

Respuesta de la SIP 

La Sociedad Interamericana de Prensa concluyó que la libertad de prensa en Aruba se ha deteriorado y considera que el gobierno pretende disciplinar el periodismo con la Ley de Telecomunicaciones.

Revelaron que continuamente la Dirección de Telecomunicaciones (DTZ) está emitiendo advertencias contra la radio FM Bo Guia por sus contenidos.

Morillo teme que se normalice la censura y pierda la libertad de ejercer el periodismo en un país que hasta hace poco estimaba a la prensa.

Jhonattam Petit

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *