Curazao parece incapaz de encontrar una empresa que quiera operar su refinería. ¿Podrá hacerlo? Los medios ya hablan de un fracaso político.

Un proceso largo y cuidadosamente planificado para volver a poner en funcionamiento la refinería Isla, se ha detenido nuevamente. Esa parece ser la conclusión, luego de que se anunciara que existía una empresa seleccionada a principios de este mes.

En nombre del gabinete del primer ministro Gilmar Pisas, un comité especial busca una empresa con la que Curazao pueda llegar a un acuerdo. El objetivo es sellar un pacto que genere más empleos, más ingresos para el gobierno y combustible más barato para los consumidores.

Advertisement

Según el gabinete, dos miembros del Consejo de Supervisión de la empresa estatal Refineria di Korsou (RdK) han “contaminado” el proceso. Así lo afirma el Ministro de Tráfico, Transporte y Ordenación del Territorio, Charles Cooper.

Paralizado

El contrato de arrendamiento con Petróleos de Venezuela (Pdvsa) expiró en 2019. Antes de eso, la refinería permaneció cerrada durante meses producto de las sanciones de Estados Unidos contra el régimen de Nicolás Maduro, que también son acatadas por el Reino de los Países Bajos.

La salida de Pdvsa abrió paso a negociaciones con distintas empresas, pero aún el gobierno de Curazao no lográ reemplazar a la estatal venezolana.

Ha habido conversaciones de gran alcance con Zhenrong Energy de ChinaMotiva/Aramco de EE. UU. y el grupo internacional Klesch de Alemania. También hubo acercamientos con la empresa CORC y se han mantenido los contactos con la propia Pdvsa, aunque no ha trascendido que existan negociaciones con el antiguo operador venezolano.

Contradicciones

El gabinete del primer ministro Pisas, líder del partido MFK, inició un nuevo proceso de licitación en 2021 para observar “cuidadosamente” qué empresas internacionales están interesadas, y si tienen suficiente conocimiento y dinero para operar la refinería.

Se creó un comité especial de headhunting con cuatro expertos. Después de las negociaciones, seleccionaron el grupo postor preferido: Giusti. Este grupo está liderado por el venezolano Luis Giusti, expresidente de Pdvsa que ahora dirige a Socap Corp.

Pero el proceso del comité de selección ha sido dirigido por el Consejo de Supervisión de la empresa estatal RdK, donde dos comisarios expresaron públicamente que se inclinaban por el grupo de Viana (Grupo Internacional Kòrsou), en lugar de Giusti.

El ministro Cooper calificó la declaración de los comisionados como “ilegal”, porque todos habían acordado que solo el comité de selección tomaría la decisión sobre los nuevos operadores. Desde entonces, los comisionados Elvis Quarton y Randolph Camelia, que apoyaban a Viana, renunciaron al comité.

¿Y ahora?

El gobierno de Curazao quiere continuar las negociaciones con el grupo Giusti en los próximos meses. De esta manera, el gabinete de Pisas se apega al guión que ha trazado. Sin embargo, hay muchas críticas sobre el enfoque.

El ex primer ministro Ben Whiteman, quien gobernó en nombre del partido Pueblo Soberano entre 2015 y 2016, teme que no se reactive la refinería. Según Whiteman, una “élite” en Curazao y en los Países Bajos tendría una gran influencia en el gobierno actual. De acuerdo con esta visión, esa élite quiere cerrar la refinería y, para lograrlo, elige deliberadamente a un mal candidato.

Whiteman cree que un proceso de selección amañado generará más problemas, caos, incertidumbre y, en última instancia, una refinería apagada. “Porque, eventualmente, la opinión pública se volverá completamente en contra de la refinería”, dijo Whiteman en una entrevista radial.

Según el ex primer ministro, hay un patrón. Por ejemplo, el plan para hacer negocios con el chino Guandong Zhenrong ha sido cancelado. El operador fue propuesto durante el mandato de Whiteman, pero luego fue descartado por su sucesor, el primer ministro Eugene Rhuggenaath, del partido PAR.

El grupo chino eran un candidato muy adecuado, observa Whiteman. Pero, según el ex primer ministro, fue rechazado por el gabinete de Rhuggenaath por “razones poco claras”. Oficialmente se justificó el rechazo por las dudas sobre la capacidad técnica y financiera del inversionista.

La contaminación

Las instalaciones de la refinería, que ahora apenas se utilizan, están bastante desfasadas. Desde el cierre forzoso de la refinería, se ha demostrado que hay menos sustancias nocivas en el aire de Curazao.

El gabinete de Curazao quiere un nuevo operador para remodelar la refinería. La fundación Clean Air Everywhere está convencida de que el gobierno dará carta blanca a un nuevo operador para poner en marcha la refinería, exigiendo que esté muy por encima de los estándares ambientales internacionales.

La organización ha anunciado que acudirá a los tribunales antes de que se contrate un nuevo operador.

Dolor de cabeza

Y con eso, el expediente de dolores de cabeza para el gobierno de Pisas parece completo: discutir sobre el candidato deseado, ir a juicio y teorías conspirativas sobre acuerdos secretos.

Sumado a eso: a gran parte de la población le gustaría ver una refinería en funcionamiento. No solo se considera importante crear puestos de trabajo en la isla, sino también conseguir precios de gasolina más bajos.

Seis sindicatos, que representan a muchos de los empleados de la refinería, y varios grupos de interés apoyan al gabinete de Pisas. Pero esa parece ser la única noticia positiva para el primer ministro, en medio de la crisis económica que se extiende en el tiempo. Al igual que sus predecesores, Pisas no parece poder completar la reactivación de Isla sin salir ileso.

Aldrich Hermelijn

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *