La Corte Conjunta del Caribe Neerlandés dio un respiro a la Refinería de Curazao (RdK por sus siglas en papiamento), al rechazar momentáneamente las pretensiones de una empresa que intentaba apoderarse de 300 mil barriles de fuel oil y otros componentes almacenados en los tanques del terminal de Bullenbaai.

El Grupo MCC acudió a la justicia caribeña, con el propósito de resarcir una deuda contraída por Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en tiempos en que la estatal era la operadora del complejo refinador curazoleño, a través de la figura de Refinería Isla.

MCC es una firma de inversiones activa en esa isla desde diciembre de 2001. Tiene una filial, MCC Petroleum, dedicada al comercio de hidrocarburos. Su sede está en una pequeña casa marcada con el número 4 de Graham Bellstraat, Willemstad.

Advertisement

Los registros consignados ante la Cámara de Comercio indican que su director es el alemán Claus Rolf Ritzenhofen, de 81 años de edad. Como segundo al mando aparece el venezolano Otman Ramón Reyes Loayza, natural de Cabimas, de 56 años.

Según la demanda, Isla debía entregar 300 mil barriles de fuel oil a MCC. Cuando Pdvsa cesó sus operaciones en Curazao, los derivados petroleros quedaron almacenados en los tanques del terminal marítimo.

En enero de 2021, MCC intentó un embargo de los hidrocarburos. En el proceso posterior, Isla argumentó que no había una prueba documentada sobre el compromiso con la demandante.

Esa carta…

MCC sostuvo que el compromiso entre las partes se verificaba a través de una carta fechada el 15 de abril de 2019. Indicó que en total le adeudan 30,9 millones de dólares, incluyendo los costos accesorios e intereses.

Sin embargo, los representantes de Isla pusieron en duda la autenticidad de la firma que estaba al pie de la misiva. Y esto fue suficiente para tumbar por el momento las pretensiones de la accionante.

“En vista de lo anterior, en el marco de este procedimiento de medidas preliminares, no ha resultado suficientemente plausible que MCC pueda reclamar una indemnización por los daños supuestamente sufridos con base en la carta del 15 de abril de 2019. Se requieren más pruebas para responder a la pregunta de si la carta se refiere a un acuerdo completo sobre la base del cual MCC tiene derecho al equivalente de los 300.000 barriles de petróleo”, indica la sentencia.

Por otra parte, de acuerdo con el criterio del juez O Nijhuis, si MCC llegara a comprobar que efectivamente es propietaria del hidrocarburo, tendría que responsabilizarse por los costos del almacenamiento en los tanques de la refinería.

El asunto se complica, pues RdK ha dispuesto de una parte de los derivados que supuestamente pertenecían a MCC. Actualmente, quedarían 200 mil barriles, por 23,76 millones de dólares. La compañía de inversiones todavía intenta asegurar este remanente.

Este es apenas uno de los conflictos que enfrenta la Refinería de Curazao. Los grupos ecologistas de la isla exigen que la instalación reduzca sus posibles emisiones, hasta llevarlas a niveles tolerables según estándares internacionales.

Javier Ignacio Mayorca

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *