El sábado 13 de agosto, agentes del Cuerpo de Policía de Aruba acudieron a una playa solitaria del norte de la isla, para confirmar el dato sobre los avistamientos de unos extraños paquetes.

Se trataba de tres bultos, que flotaban cerca de la orilla gracias al plástico blanco impermeable con el que estaban envueltos. Lentamente, encallaron en la arena.

La información suministrada por el Cuerpo de Guardacostas asegura que los paquetes fueron arrojados a las aguas próximas a esta antilla por varios traficantes que fueron apresados durante un procedimiento, tres días antes.

Advertisement

“Durante esta intercepción de una lancha rápida, varios paquetes de drogas fueron arrojados por la borda por la tripulación”, indica el parte.

En aumento

En agosto, las autoridades de las islas del Caribe Neerlandés, principalmente Aruba y Curazao, han reportado un creciente número de casos en los que han sido confiscados por lo menos 5,5 toneladas de drogas, entre cocaína y marihuana. Esta cifra no toma en cuenta el hallazgo hecho por los policías, puesto que la información no precisó el peso del alijo.

Estos cargamentos generalmente parten de las playas del estado Falcón.

Por su ubicación, Falcón es proclive para dirigir cargamentos a las islas del Caribe, Panamá y Estados Unidos”, advierte el director de la Cátedra Libre Antidrogas, Hernán Matute, en conversación con Crónicas del Caribe.

Matute indica que en la actualidad este flujo de drogas se ha incrementado debido al endurecimiento de la vigilancia por autoridades venezolanas y trinitarias en las costas orientales.

“Falcón es un estado desprovisto de vigilancia, sin control marítimo ni de las pequeñas avionetas, lo que lo hace un espacio adecuado para estos grupos”, afirma el experto.

En la época post pandemia, Falcón ha cobrado renovada importancia como punto de partida de los distintos tráficos ilegales. Al tiempo que la Guardia Costera de Aruba reporta los hallazgos de alijos de drogas, también surgen informaciones sobre la detención de emigrantes irregulares y contrabando de todo tipo de mercaderías, incluida fauna silvestre.

En lo referido a las sustancias ilegales, el último informe anual de la Superintendencia Nacional Antidrogas (Sunad) advierte que Falcón es uno de los puntos de salida más frecuentados por los traficantes.

El 81,09% del volumen de las incautaciones de drogas en Venezuela se produjeron en los estados Falcón, Sucre, La Guaira, Táchira y Zulia”, indica el reporte divulgado en julio.

El documento citado revela que en Falcón se produjo una averiguación sobre legitimación de capitales asociada al tráfico de drogas.

El 26 de julio, el tripulante de una lancha rápida murió al recibir el disparo de funcionarios de la Guardia Costera, en aguas de Curazao. En ese procedimiento fueron detenidas otras cinco personas, y confiscados 1.620 kilos de cocaína. El diario Nuevo Día identificó al fallecido como Luinger Malavé, de 32 años de edad, nativo de Las Piedras.

Para Matute, durante la pandemia por el covid-19 no se paralizaron del todo las operaciones de tráfico de drogas hacia el Caribe. En su criterio, el problema era que las estructuras de los estados se concentraron en su totalidad en impedir los contagios, y descuidaron los controles antidrogas. Ahora, se percatan de que las rutas continuaron activas.

Javier Ignacio Mayorca

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.