La corte conjunta de justicia de las islas del Caribe Neerlandés condenó a un conocido fotógrafo curazoleño a 48 meses de prisión por el tráfico de un alijo de cocaína desde Venezuela.

Hubert Welvaart, mejor conocido como Umpi, fue responsabilizado por el transporte de 15,8 kilos del alcaloide, encontrados en compartimientos especiales de una lancha de su propiedad, El Capo.

La embarcación bimotor fue interceptada por una patrullera de los Guardacostas del Caribe el 22 de agosto de 2019, en un sector conocido como Aguas Españolas. Cuando se llevó a cabo este procedimiento, Welvaart no estaba a bordo. Los ocupantes fueron identificados como Edson Shotborg, capitán de la nave, y Gerard Koense, marinero y tío del reportero gráfico.

Advertisement

Welvaart, de 44 años de edad, fue detenido en diciembre de 2019, al constatarse que no sólo era el propietario de la lancha rápida, sino que también estaba al tanto de los planes de trasladar la droga desde las playas del estado Falcón. Pero en primera instancia fue absuelto. Esta nueva sentencia ocurre luego de una apelación de los fiscales acusadores.

Chats incriminatorios

El viaje a Venezuela se produjo con el pretexto de surtir con pescados y mariscos a un supermercado de Curazao. De hecho, junto a la cocaína fue encontrado un copioso cargamento de frutos del mar, en las cavas de la lancha.

En el procedimiento, los guardacostas confiscaron tres teléfonos celulares y uno satelital.

El análisis de comunicaciones posibilitó la extensión de las pesquisas más allá del momento en que la droga fue incautada. Hubo intervenciones a los teléfonos de todos los involucrados, además de vigilancia a los chats de WhatsApp e, incluso, la introducción de un policía en la prisión, para que compartiera celda con los procesados.

“El Tribunal General ha interpretado que las conversaciones intervenidas en esa investigación se llevaron a cabo en un lenguaje velado, y que de esas conversaciones puede deducirse, entre otras cosas, que los sospechosos habían estado involucrados en el tráfico de drogas, incluida la cocaína, por tiempo mucho más largo”, indica la sentencia.

En cuanto al fotógrafo, se reveló que tenía antecedentes por el mismo delito.

“El principal (Welvaart) ha reclutado al capitán y al marinero como tripulación, quienes posteriormente navegaron a Venezuela siguiendo sus instrucciones y navegaron de regreso a Curazao después de que el barco había sido cargado (con la droga)”, concluyeron los jueces de la corte conjunta.

A propósito de este nuevo juicio, también se conoció que uno de los participantes en el traslado de la cocaína a Curazao, de nacionalidad colombiana, fue llevado en El Capo hasta Falcón, el día anterior. Pero no regresó con los otros tripulantes.

En la primera instancia, fueron condenados tanto el capitán como el marinero. Pero el tribunal de apelación redujo a 38 meses el lapso de prisión para el capitán y absolvió a Koense, por considerar que simplemente había sido contratado para facilitar el viaje.

Javier Ignacio Mayorca

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *