¿Poner la carreta delante de los caballos? La primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, reveló este lunes 3 de octubre que el régimen de Nicolás Maduro le solicitó que hiciera una declaración anunciando la pronta reapertura de las fronteras, aunque las autoridades de Caracas siguen sin sentarse en la mesa de negociación para acordar las condiciones que harían posible esta medida.

Las autoridades venezolanas recientemente nos pidieron hacer una declaración de que se va a abrir la frontera para después sentarnos en la mesa a negociar. Así no trabajamos nosotros”, aclaró Wever-Croes entrevistada por un medio local.

La mandataria de Aruba subrayó que primero debe celebrarse la negociación entre las partes y, posteriormente, anunciar la reapertura bajo condiciones bien definidas, que garanticen responsabilidad y seguridad para ambos países.

Advertisement

Si anunciamos una reapertura sin tener nada arreglado, eso no es transparente y da esperanzas falsas a la comunidad. Aruba quiere reabrir la frontera, pero tiene que ser bajo condiciones bien definidas”, insistió la primera ministra.

Por tu culpa

Wever-Croes destacó que “Aruba no cerró la frontera”. “En 2018, el presidente Maduro cerró las fronteras con Aruba, Curazao y Bonaire y nos acusó de estar robando el cobre de Venezuela”, apuntó. Caracas tomó la medida argumentando que las islas eran el destino del tráfico de material estratégico y oro que salía de la nación de forma irregular.

Recordó que cinco meses después, alrededor de junio de 2018, la restricción fue levantada; sin embargo, Caracas volvió a pasar la llave en febrero de 2019, en respuesta a la decisión de Curazao de ceder su territorio para instalar un centro de acopio de ayuda humanitaria para Venezuela.

Esa ayuda humanitaria trató de ser ingresada al país por el líder opositor Juan Guaidó, reconocido en ese momento como presidente encargado de Venezuela por Estados Unidos, las potencias europeas y la mayoría de los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Para Aruba fue un golpe duro” el cierre de la frontera, reconoció Wever-Croes. La dirigente arubeña indicó que en mayo de 2019 el régimen venezolano decidió abrir la frontera con Aruba, pero Oranjestad “no estaba listo porque no había ninguna negociación sobre las condiciones y nosotros cerramos las fronteras”.

La misma respuesta

Weber-Croes afirmó que desde mayo de 2019 han invitado a las autoridades venezolanas a la mesa de negociación “para abrir las fronteras de forma responsable y segura”, pero no han obtenido respuesta.

Comentó que durante la toma de posesión de la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, en enero de 2022, planteó la misma propuesta al canciller de Venezuela. “Hablé con el Canciller en Honduras, los invité para estas reuniones. Ya lo hicimos en 2018, 2019 y 2020 antes del covid19, pero Venezuela prefiere hacer el anuncio antes y luego sentarse en la mesa de negociación”.

Gran desafío

La primera ministra admitió que en la isla existen “sentimientos mixtos” ante la eventual reapertura de la frontera: por una parte, el sector comercial espera poder importar frutas, verduras y materiales a precios más bajos, lo que ayudaría a combatir la inflación.

Y, por otro lado, hay preocupación porque el gobierno arubeño -presionado por Países Bajos- debe reducir gastos y eso afectaría su capacidad para atender la frontera. Aseveró que el número de venezolanos indocumentados en la isla equivale al 15% de su población total.

Wever-Croes sostuvo que la “negociación es compleja”, pero sigue siendo prioridad abrir la frontera “de forma segura y responsable”. Acotó que todos los esfuerzos están siendo coordinados por la embajada de Países Bajos en Caracas, “que tiene contacto constante con las autoridades en Venezuela”, resaltó.

Pedro Pablo Peñaloza

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *