Una acusación penal presentada en septiembre ante la justicia estadounidense revela cuáles son las maniobras aplicadas por los aliados del régimen de Nicolás Maduro para colocar el crudo en otros países, eludiendo las sanciones implantadas a través de los departamentos del Tesoro y Comercio.

El expediente que se ventila ante la Corte del Distrito Sur de Nueva York desde el 26 de septiembre tiene como imputados a los rusos Yury OrekhovSvetlana Kuzurgazheva, alias Lana NeumannArtem UssTimofey Telegin y Sergey Tulyakov; el español Juan Fernando Serrano Ponce y el venezolano Juan Carlos Soto.

Orekhov reside en Dubai y Alemania. En el país europeo, funge como CEO de la firma Nord-Deutsche Industrieanlagenbau GmbH. Anteriormente, trabajó para un complejo de producción de aluminio en Rusia, controlado por un oligarca sancionado por el Departamento del Tesoro.

Advertisement

Aunque la acusación no especifica su nombre, la Voz de América lo identificó como Oleg Deripaska, fundador de Rusal, quien además afronta una acusación particular. Las imputaciones sugieren que Orekhov actúa en función de los intereses de este magnate.

El grupo de Orekhov es señalado de lavado de dinero procedente de la venta internacional de semiconductores y partes electrónicas para la aviación militar rusa, e igualmente de cargamentos de crudo venezolano.

En lo que respecta a los hidrocarburos, según la acusación el principal gestor de las operaciones en Venezuela era Juan Carlos Soto, un negociador internacional de materias primas, que supuestamente actuaba en combinación con Serrano Ponce, y con un abogado y empresario también solicitado por las autoridades estadounidenses, cuyo nombre fue omitido.

Él es muy cercano al gobierno (de Nicolás Maduro). Él es una persona de influencia en Venezuela, súper cercano al Vicepresidente”, afirmó Serrano en un intercambio de correos con Orekhov.

“No mencionen a Venezuela, por favor”

Gracias a sus contactos con Serrano y Soto, Orekhov logró colocar cargamentos de crudo venezolano en Asia y Rusia. En febrero, por ejemplo, entregó más de 611 mil barriles del tipo Boscán a un conglomerado chino, a través de un intermediario basado en Singapur.

El mediador asiático puso condiciones financieras como, por ejemplo, pagar cinco días después de la entrega, con un descuento de seis dólares por barril, que constituyen su comisión. También puso un último requisito: “No mencionen a Venezuela, por favor”.

Al parecer, esa solicitud no era nueva. Por eso, Orekhov dio todas sus seguridades al respecto.

Esto obligaba al grupo de rusos a ocultar el verdadero origen de las cargas, diciendo en la papelería de cada operación que los envíos salieron de Colombia. También se falseaba el dato sobre la presencia de crudo en los barcos. En cambio, decían que se trataba de alimentos.

Por último, para engañar a las aseguradoras de las embarcaciones, Orekhov instruía a sus cómplices en cuanto al ocultamiento de las trazas de navegación, apagando el emisor de señales GPS.

Tan pronto como abandonemos las aguas venezolanas, el GPS se apagará. En las actualizaciones en MarineTraffic, podrás ver que la embarcación sigue allí, pero tan pronto como el satélite haga una nueva actualización no lo verán, hasta que llegue a Aruba”, indicó una conversación entre el ruso y uno de sus subordinados.

Este procedimiento operaba para todos los embarques que zarpaban de la refinería de Amuay, en Falcón.

En su empeño por ocultar el verdadero origen del crudo, indica la acusación, los integrantes del grupo pusieron un nombre de reemplazo para Venezuela: Disneylandia.

Guisantes caros

Todas estas maniobras tienden a encarecer aún más la colocación del petróleo venezolano. De acuerdo con el expediente, este crudo sale del país con 40% de descuento sobre su valor de mercado. Pero el entramado logístico y financiero descrito en este caso ocasiona una mayor disminución de la renta petrolera.

Por ejemplo, en una negociación de crudo por 33 millones de dólares, el pago fue estructurado a través de una cuenta a nombre de una empresa de fachada en Dubai (Melissa Trade) a otras cuentas en Hong Kong, Australia e Inglaterra.

En este caso, dijeron que el tanquero llevaba guisantes verdes y arroz.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Orekhov y Uss fueron arrestados el 17 de octubre en una operación simultánea llevada a cabo en Alemania e Italia. En este momento, ambos afrontan procesos de extradición.

Javier Ignacio Mayorca

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *