Una vez superadas las limitaciones implantadas durante la pandemia por el COVID-19, el número de turistas venezolanos comienza a repuntar en Curazao.

Las estadísticas del Directorio de Turismo de la isla indican que, entre enero y agosto del año en curso, el número de pasajeros con identificación venezolana se ha incrementado en 77%.

Han sido en total 631 visitantes venezolanos. En agosto (último mes del que hay datos disponibles) fueron 92. Estas cifras pueden parecer muy bajas, si se toma en consideración que Curazao ha sido tradicionalmente uno de los destinos preferidos por los venezolanos.

Advertisement

A tan solo 45 minutos de vuelo en un jet desde Maiquetía, Curazao fue durante muchos años uno de los destinos más buscados. En 2017, cuando Venezuela comenzaba a padecer los embates de una emergencia humanitaria, llegaron a esta antilla 28.834 personas. La cifra, desde luego, no incluye al gran número de individuos que intentan llegar hasta allí en lanchas, de forma clandestina.

En 2018, el flujo de turistas venezolanos a Curazao comenzó a desplomarse. Para diciembre de ese año, totalizaron 16.081, lo que equivale a una merma de 44%

A partir de entonces, el flujo de venezolanos a Curazao fue en picada permanente. Las cuarentenas implantadas tanto en Venezuela como en la isla, a propósito del COVID-19, y la exigencia de visado que entró en vigencia en enero de 2021 se conjugaron para que esta antilla solo recibiera a 648 turistas venezolanos en 2021. Un mínimo histórico. Ese año, otros países como Colombia, Brasil e incluso Surinam llevaron más pasajeros a la isla.

Turismo en vez de refinería

El Directorio de Turismo de Curazao divulgó este martes el contenido de una sesión dedicada a examinar el impacto del turismo en la economía de esa isla.

En ese contexto, el ministro de Desarrollo Económico, Ruisandro Cijntje, declaró que actualmente el esfuerzo de las autoridades y la sociedad civil en la isla se centra en la recuperación de los embates de la pandemia.

Nuestra economía tuvo dificultades debido al hecho de que nuestra refinería, que era el primer pilar de la economía, no está operando actualmente. Numerosos pequeños negocios han cerrado. Pero ahora la industria del turismo ha repuntado y se ha transformado en nuestro primer pilar de la economía”, explicó Cijntje.

El funcionario alberga esperanzas de que la refinería Isla vuelva a funcionar, lo que en su criterio daría empleo a cientos de personas. Pero, por el momento, la realidad apunta a una consolidación más rápida del turismo.

En la sesión del Directorio de Turismo curazoleño se destacó los avances en las construcciones de las áreas de recreación de Marie Pampoen y Zakitó.

Los turistas venezolanos generalmente llegan a Curazao gracias a paquetes de estadía. De allí que durante 2022 hayan acumulado 6.352 noches de permanencia en la isla. Esto representa un alza de 43% con respecto a 2021.

Javier Ignacio Mayorca

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *