Leocenis García
Spread the love

Hace más de dos décadas, cuando el magnate Tannous Gerges rompió amarras con el FOGADE y abandonó las lujosas oficinas de la Torre Británica, en Caracas, su periódico «Reporte, Diario de la Economía» se asentó en un modesto edificio de la Urbanización Las Mercedes, en la capital venezolana. Fue entonces cuando un prelado, autodenominado «confesor» del entonces mandatario Hugo Chávez, se cruzó en el camino de Gerges.

Seducido por la promesa de influencias en el régimen bolivariano, el empresario acogió bajo su ala al misterioso clérigo y, de la mano de éste, llegó al rotativo un joven provinciano: Leocenis García. Oriundo de un humilde barrio zuliano y con escasos estudios de periodismo, García pronto escaló posiciones gracias al padrinazgo eclesiástico que lo ungió en ese santuario laico de las letras capitalinas.

Advertisement

Al arribar García a «Reporte», el empresario Tannous Gerges, dueño del diario, ya había finalizado su relación con el Fondo de Protección Social de los Depósitos Bancarios (FOGADE), copropietario de la Torre Británica en Caracas. Esto llevó a Gerges a abandonar un espacioso piso en dicha torre, trasladando sus operaciones a un edificio más pequeño, de su propiedad, en la Urbanización Las Mercedes, también en Caracas. Allí, «Reporte» continuó su actividad hasta que, eventualmente, cesó su circulación y cerró.

Durante el periodo en que el diario operaba desde Las Mercedes, el sacerdote José Palmar hizo acto de presencia, estableciendo contacto con Tannous Gerges. Palmar se presentó como el «confesor» y «consejero espiritual» del entonces presidente Hugo Chávez, lo que despertó el interés de Gerges por establecer lazos con el chavismo. A través de esta conexión, Gerges entabló amistad con Palmar, y fue bajo su auspicio que Leocenis García, un bachiller con apenas un semestre cursado en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Zulia, ingresó a «Reporte».

García, originario del humilde barrio El Silencio en Maracaibo, estado Zulia, comenzó a recibir oportunidades en «Reporte» gracias a Palmar. A pesar de su juventud y con una apariencia descuidada, caracterizada por trajes mal confeccionados y medias cortas que desentonaban con la elegancia que pretendía proyectar, García ascendió rápidamente en el periódico, ganando cierto renombre. Anunciantes del diario recuerdan que era común verlo cruzar las piernas de manera que revelaba sus medias cortas, una práctica inusual entre caballeros que buscan reflejar elegancia con medias más largas.

En su rol en «Reporte», García no solo se dedicó a la redacción de artículos y columnas de opinión, sino que también fungió como intermediario entre políticos y altos funcionarios del sector petrolero y gasífero estatal, promoviendo reconciliaciones entre ellos. Se dice que García logró establecer contacto, ya fuese directo o indirecto, con Rafael Ramírez, quien en aquel entonces ocupaba los cargos de presidente de Pdvsa y Ministro de Petróleo en Venezuela, bajo la administración de Hugo Chávez. De esta manera, se especula que García pudo haber obtenido ciertos beneficios derivados de su relación amistosa con Ramírez.

La alianza con Walid Makled y el enfrentamiento con Aeropostal

Walid Makled

Aunque en un inicio parecía un simple peón del magnate Tannous Gerges en su diario «Reporte», García pronto tejió una intrincada trama de alianzas. Mientras el magnate pugnaba por la adquisición de Aeropostal, el incipiente periodista forjó una insólita sociedad con el empresario Walid Makled, rival de Gerges en esa contienda y acusado posteriormente de narcotráfico. En medio de la pugna por Aeropostal, «Reporte» se convirtió en el escenario de múltiples acusaciones contra Makled.

Makled, respaldado por el general Luis Felipe Acosta Carlez, conocido por su sobrenombre «el general eructo» y entonces gobernador del estado Carabobo, logró hacerse de la aerolínea. No obstante, en un sorprendente vuelco, García se alió con Makled, convirtiéndolo en patrocinador de «Reporte». Curiosamente, se rumorea que dichos fondos nunca llegaron a las arcas de Gerges ni al periódico, y se especula que esta tensa relación pudo haber influido en el trágico destino de Gerges.

El giro copernicano desató una cruenta guerra mediática contra Makled desde las páginas de «Reporte», en la que García habría jugado un papel protagónico. Algunos apuntan que los violentos desmanes perpetrados por el joven redactor en las instalaciones del diario «El Periódico», tras una reunión con Addala Makled, podrían estar ligados a estos sórdidos intereses.

El 3 de mayo de 2008, los medios venezolanos informaron sobre la detención de García por parte de la policía de Carabobo tras vandalizar las instalaciones de «El Periódico» en Valencia, acto precedido por una reunión privada de García con Addala Makled, hermano de Walid. García, visiblemente alterado, habría atacado el lugar en un aparente arrebato de furia.

 

García, junto con Palmar y Gerges, fue implicado en un caso de extorsión al empresario Wilmer Ruperti, situación que llevó a la prisión del periodista José Rafael Ramírez, quien fuese grabado infraganti en esos menesteres.

El nacimiento de «Sexto Poder»

Posteriormente, García abandonó «Reporte» para fundar «Sexto Poder», un semanario que se lanzó con gran fanfarria y publicidad en CNN en Español. Inicialmente, Gerges ejerció cierto control editorial sobre el contenido de «Sexto Poder», especialmente en las secciones clave, como las primeras y últimas páginas del semanario. Sin embargo, con el tiempo, el semanario y García pasaron a estar bajo la influencia de Alberto Federico Ravell, director de Globovisión. García forjó una alianza con Nitu Pérez Osuna, colaboradora cercana de Ravell, y encargada de mostrarle la gratitud del exaccionista de Globovisión a García, por las denuncias publicadas en «Sexto Poder», medio que servía como plataforma para los ataques de Ravell contra el chavismo.

García relató algunas de esas experiencias en una obra autobiográfica, donde reveló cómo se convirtió en el periodista mejor remunerado de Venezuela y describió una celebración de cumpleaños en un lujoso hotel caraqueño, organizada por Ravell y coordinada por Pérez Osuna, que incluyó la presencia de mujeres prepago para amenizar el evento.

En otro capítulo de su carrera, García colaboró con la periodista Patricia Poleo en un sitio web que, durante la noche, ofrecía contenido para adultos con el fin de aumentar su audiencia. Esta asociación, sin embargo, terminó en desacuerdo.

A lo largo de su carrera, Leocenis García fue la púa que intereses inconfesables clavaron contra disidentes como el otrora magistrado Eladio Aponte o el traficante Walter Alexander Del Nogal, e incluso contra facciones del propio chavismo. Una verdadera hidra de mil cabezas cuyos tentáculos ahora se agitan en la arena política, con el propio García albergando aspiraciones presidenciales.


¡Participe en las actividades de tenis de playa en Aruba!...



Tauro's Esthetic Center. Santa Helena Straat #D, Oranjestad, Aruba. +297 583 7280


Desenmascaran la trama de desfalco, corrupción e impunidad que involucra en Venezuela a Raúl Gorrín y Gustavo Perdomo, cómplices de la extesorera nacional Claudia Diaz Guillén


Los problemas de César Omaña con la justicia de Estados Unidos y de otro también aliado del opositor venezolano Leopoldo López


Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *