A pesar de la alta expectativa sobre una eventual reapertura de fronteras entre Venezuela y Aruba, este jueves 21 de julio las autoridades de la isla renovaron, a través de un aviso de la Organización de Aviación Civil Internacional (Notam), la restricción que prohíbe los vuelos de transporte de pasajeros, carga y correo desde y hacia Venezuela hasta el próximo 21 de octubre.

La renovación se concretó en el marco de informaciones cruzadas. El abogado aeronáutico de la firma internacional Clyde & Co, Rodolfo Ruiz, difundió horas antes de la renovación de las restricciones del Notam que estas serían eliminadas, basado en datos del portal de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

En el mensaje que compartió en sus redes sociales, aclaraba sin embargo que la probable eliminación de esta disposición no significaba la reapertura automática de fronteras entre Aruba y Venezuela.

Advertisement

La información generó alto impacto y los ciudadanos se volcaron a preguntar en las aerolíneas que cubrían la ruta antes del cierre, si había disponibilidad de vuelos. Enseguida Países Bajos, a través de su embajada en Venezuela, salió al paso a los rumores y ratificó que no se habían levantado las restricciones a los vuelos.

“Por favor, no contacten a sus agentes de viaje”, se leía en el mensaje compartido en la cuenta en Twitter. Horas después, el abogado Ruiz sostuvo su versión de que en la página de la Fuerza Armada de EEUU sí se había eliminado el Notam y que la información “apenas cambió a las 2:18 p.m. (HLV), cuando se publicó el nuevo Notam”.

¿Quién tiene la culpa?

En audio remitido al medio local Noticia Impacto de Aruba, Evelyn Wever-Croes, primera ministra de la isla, dejó entrever que las negociaciones habrían estado avanzadas, pero que no hubo acuerdos, y que la responsabilidad estaría del lado venezolano.

“Lamentablemente, todavía no hemos acordado los detalles de la apertura de fronteras con las autoridades de Venezuela. Ellos no dan la cooperación que necesitamos para poder llegar a una decisión definitiva”, comentó Wever-Croes en el audio al que tuvo acceso Crónicas del Caribe.

Agregó que aspiran que en los próximos meses haya “mayor colaboración” por parte de las autoridades venezolanas para finalizar las negociaciones “muy pronto”.

“En este momento, no podemos abrir las fronteras porque estamos en espera de algunos requisitos acordados con las autoridades venezolanas. Y estamos trabajando en esto, estamos negociando muy intensamente para poder lograr la reapertura de la frontera en forma responsable, controlada y así poder garantizar el bienestar de todos”, remarcó.

Tras las renovaciones pasadas del Notam, autoridades de Aruba han mencionado que Venezuela ha tenido “poco interés en el tema”, y que desde la isla hacían esfuerzos importantes para, al menos, lograr la reapertura marítima comercial.

La nueva espera hasta octubre

Juan Gotopo, directivo de la Cámara de Comercio La Vela de Coro del estado venezolano de Falcón,  declaró a este medio que las expectativas sobre una posible reapertura de fronteras durante la semana del 21 de julio eran “bastante altas”.

Y esto porque, aunque Aruba venía emitiendo desde hace dos años un Notam cada tres meses, en el último hubo un cambio llamativo.

“Fue emitido el 10 de junio y ratificado el 4 de julio, pero lo emitieron no por 90 días, como hacían desde hace dos años, sino por 45 días. Lo que permitía presumir que las negociaciones estaban avanzando y que habría una próxima apertura de fronteras”, explicó.

Pero la renovación del Notam por otros 90 días echó por tierra esta posibilidad, así como las aspiraciones de comerciantes y ciudadanos.

“Esto nos hace presumir que las negociaciones no están avanzando, y de hecho, la primera ministra de Aruba lo declaró a un periodista local. No hay cooperación de las autoridades venezolanas para que las fronteras se abran, prácticamente, ella está indicando que Aruba sí quiere abrir fronteras, pero es el gobierno venezolano el que no está en la disposición o no tienen interés en abrir la frontera con la isla”, abundó.

Gotopo lamentó estas trabas, y dijo que los más afectados son los ciudadanos de ambos países.

“Una gran cantidad de familias venezolanas no han podido regresar por esa situación. Están deseosos de volver para visitar a sus familiares, pero las fronteras están cerradas. Y si lo hacen por un tercer país, los costos se incrementan hasta tres y cuatro veces”, apuntó.

Mencionó también que Aruba sufrió recientemente una escasez de alimentos por un percance con una importación desde Miami.  La embarcación, que trasladaba 132 contenedores de frutas y hortalizas, sufrió un desperfecto, lo que hizo que se desviara a Jamaica y eso generó el desabastecimiento.

A juicio de Gotopo, esto es una muestra clara de la importancia y lo beneficioso que sería, tanto para Venezuela como para las islas del Caribe Neerlandés, reabrir sus fronteras y retomar sus intercambios comerciales.

“Esos productos deberían proceder de Venezuela. A la mayoría de los campesinos venezolanos se les dañan las frutas y hortalizas por no tener mercado dónde colocarlas. Es lamentable que el campesino, productor y empresario venezolano inviertan en el campo y se dañen sus cosechas cuando bien pudieran colocarlas en Aruba, Curazao y Bonaire”, dijo.

Añadió que antes del cierre de fronteras Venezuela proveía a las islas ABC, desde el estado Falcón, de todas las frutas y hortalizas que necesitaban.

Marinos, pescadores y dueños de embarcaciones pesqueras han protestado en varias ocasiones en Falcón, para exigir el restablecimiento comercial entre Aruba y Venezuela.

Justamente, es la población de La Vela de Coro la más afectada por el cierre de fronteras. Unas 15.000 personas siguen esperando una decisión favorable a sus intereses. Aruba mostró tener la disposición, pero la pelota sigue estando en el terreno de las autoridades venezolanas. Otro año avanza sin que haya humo blanco.

Yakary Prado Romero

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *