“Hola, mi nombre es Yosanny y tengo 37 años de edad. Hace tres años encontré trabajo en un resort en Curazao, donde el dueño es un señor holandés. Yo me desempeñaba como camarera. Cabe resaltar que todo el personal de limpieza que allí labora son indocumentados, solo dos personas contratadas -una dominicana y una curazoleña- tienen sus papeles en regla.

Anoche, a la 1:00 de la madrugada, mientras yo cumplía con mi guardia, llegó mi supervisor y sin mediar palabras me dijo: ‘Estás despedida, puedes tomar tus cosas e irte’. Cuando le pregunté las razones, no me respondió absolutamente nada. Siempre cumplí con mi horario de trabajo y nunca llegué tarde. ¡Quiero ayuda! ¡Quiero saber si tengo algún derecho!”.

Atendiendo esta denuncia, Crónicas del Caribe consultó al departamento jurídico de La Casa del Venezolano, proyecto de la Fundación Venex en Curazao. A continuación, unas respuestas que sirven para abordar casos similares que se registran en la isla.

Advertisement

¿Los trabajadores que son migrantes ilegales tienen derechos laborales?

En resumen, sí. La razón de esto es porque la ley de empleo trata las obligaciones entre el empleador y el empleado. Esto significa que en un caso de diferencias de opinión durante el trabajo, se examina la relación entre las personas involucradas en la disputa y no en su estatus migratorio.

Los derechos laborales comienzan a aplicarse en el momento en que una persona física trabaja dentro de una empresa o realiza un trabajo para una persona. El derecho laboral regula los derechos y obligaciones que existen entre el empleador y el trabajador. Entonces, la pregunta más importante es si se trata de un empleado y empleador, no si se trata de una persona indocumentado o con documentos. Si un caso llegara a los tribunales, el juez también se concentraría en la primera pregunta y el problema que las partes presentaron.

¿Cuáles son esos derechos y dónde están establecidos formalmente?

No puedo explicar todas las leyes que tiene una persona que  trabaja en Curazao, ya que son muchas. Pero son las leyes básicas que tiene la mayoría de los países, por ejemplo, la cantidad de días de vacaciones que uno debe obtener (mínimo 15),  y la cantidad de horas que un trabajador puede trabajar legalmente.

Los inmigrantes indocumentados disfrutan de los derechos laborales generales que están estipulados en el Código Civil de Curazao con respecto a los conflictos laborales. Hay derechos específicos para los inmigrantes, pero solo se aplican a aquellos que están documentados.

Las leyes laborales en Curazao están divididas en dos partes.

  1.  Hay leyes que son generales para todos los que están trabajando en Curazao (que también aplican para inmigrantes) y
  2.  Hay leyes específicas para los inmigrantes que desean trabajar aquí en Curazao (aplican para inmigrantes con papeles).

El primero lo puedes encontrar en el Código Civil de Curacao. Más específicamente libro 7 título 10. También hay algunas reglas en libro 2 (entidades legales), 3 (ley de propiedad), 4 (provisiones generales), y 6 (leyes de contratos).

El segundo es: Ordenanza Nacional Trabajo Extranjeros.

¿A dónde deben acudir los trabajadores que son migrantes ilegales para hacer valer sus derechos?

Cuando hablamos de hacer valer los derechos, estamos hablando de iniciar un caso judicial. Si el migrante indocumentado en cuestión ya ha intentado resolver el problema fuera de los tribunales, la única opción es presentar una demanda contra el empleador.

Aquí en Curazao tenemos varias firmas de abogados que toman derechos laborales. No todas aceptan casos de inmigrantes indocumentados, eso es algo que ellos mismos pueden decidir. Además, existen fundaciones como VENEX-La Casa del Venezolano y Human Rights Defense Curacao (HRDC) que pueden apoyar a los inmigrantes indocumentados en sus procesos judiciales.

¿Si un migrante ilegal acude ante las autoridades para presentar una denuncia por la violación de sus derechos laborales, se expone a ser expulsado de la isla?

Un juez laboral no es la persona autorizada para sacar (deportar) a una persona de Curazao. El artículo 19 de la Ordenanza Nacional sobre Admisión y Expulsión estipula que esto es competencia del Ministro de Justicia, quien delega su tarea a los comisarios de policía que sirven a él y a sus delegados (organización de admisión, servicio de inmigración) para ejercer esta autoridad en su nombre.

El hecho de que un juez no sea la persona autorizada por ley para deportar a una persona, no quita que una persona que comienza con un caso en los tribunales corra el riesgo de ser deportado. Ese riesgo siempre estará presente mientras tanto una persona no tenga un permiso de estadía en Curazao.

Sin embargo, es importante saber que el juez se enfocará en la disputa que las partes han presentado. En un caso laboral, el juez no va a llegar a la conclusión de que una persona debe ser deportada. Esa decisión no va a solucionar el problema laboral.

¿Qué acciones legales se están tomando para evitar los abusos contra los trabajadores que son migrantes ilegales?

Lamentablemente, no tenemos forma de saber dónde se está abusando de una persona indocumentada en su lugar de trabajo, es por eso que solo podemos ayudar a aquellos que quieren y solicitan ayuda.

Si estamos hablando de acción legal, no somos legisladores ni jueces. Tampoco podemos redactar leyes para proteger a los que están siendo maltratados. No podemos obligar a un empleador que pare el abuso.

En La Casa del Venezolano a menudo brindamos charlas, para informar a nuestros beneficiarios y a cualquier persona interesada sobre las leyes de Curazao y los derechos que tienen. Esto con el objetivo de ampliar el conocimiento de los participantes y hacerlos más conscientes. Es menos probable que los inmigrantes indocumentados soporten un maltrato, cuando están conscientes de sus derechos.

También contamos con una jurista que brinda asesoramiento y asistencia legal a cualquier persona en Curazao que lo necesite de forma gratuita.

Al participar en nuestras presentaciones informativas o consultar a la jurista con sus preguntas legales, uno puede ser más consciente de su derecho y es más probable que se defienda o tome las medidas necesarias para obtener sus derechos.

Esas son las formas en que evitamos el maltrato de los inmigrantes indocumentados aquí en Curazao, brindándoles consejos, asistencia y conocimiento. También ayudamos después del hecho, tomando acciones legales.

Los que tienen más poder para evitar el maltrato de los inmigrantes mientras trabajan son, como mencioné anteriormente, los legisladores. Pero lamentablemente hasta ahora no han demostrado mucho interés en ayudar a los inmigrantes indocumentados.

Pedro Pablo Peñaloza

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *