Los navegantes fueron aprehendidos luego de una breve persecución en aguas próximas a Klein, un islote a doce kilómetros al sureste de la antilla, informó el Cuerpo de Guardacostas del Caribe.

Según el parte, este grupo se trasladaba hacia el norte en un peñero de alta velocidad, el jueves 16 de junio en la noche. Tras la detección, la policía marina con base en el sector Parera de Willemstad envió una aeronave Dash y una embarcación Metal Shark, capaz de desarrollar suficiente velocidad para alcanzar a la utilizada por el grupo de venezolanos.

“Cuando los guardacostas llegaron a la escena, la nave sospechosa intentó escapar. La tripulación del Metal Shark hizo disparos de advertencia durante la persecución para tratar de detener a los sospechosos. La tripulación del peñero ignoró esta advertencia y aumentó la velocidad para tratar de escapar”, indica la información emitida por autoridades curazoleñas.

Advertisement

Posteriormente, las armas de los guardacostas apuntaron al motor de la embarcación utilizada por los venezolanos. Uno de los proyectiles impactó en la máquina, y fue así como lograron darle alcance.

La información aportada por los guardacostas indica que los venezolanos llevaban “varios sacos” repletos de drogas, e igualmente armas de fuego. Toda esta evidencia, más la tripulación de seis personas, fueron entregadas al Cuerpo de Policía de Curazao, para su posterior procesamiento, a partir del viernes 17 de junio.

Zarpe desde Zulia

Este es el tercer procedimiento de interdicción de drogas que finaliza con la detención de venezolanos durante el último mes y medio. Otras acciones de los guardacostas han ocasionado la detención de marineros nativos de distintas islas, que aparentemente también están implicados en el traslado de sustancias prohibidas.

El fin de semana, autoridades venezolanas recibieron información sobre la detención de cinco venezolanos. Se trata de Dilso Segundo Vílchez Morán, de 39 años de edad; Humberto Jesús González Arias, de 28 años; Yiosvaldo García, de 56 años; Willy José Delgado Parra, de 29 años y Sandro Ramón Sánchez Rincón, de 28 años.

Todos ellos serían procedentes de Isla de Toas, una localidad en la salida del Golfo de Venezuela al Caribe, a 35 kilómetros al norte de Maracaibo. Según la notificación, están siendo procesados por tráfico ilícito de estupefacientes.

Javier Ignacio Mayorca

Crónicas del Caribe

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *